Tamaño:

Vejiga Neurogénica

La vejiga neurogénica, a veces denominado desorden neurógeno, es un problema del sistema nervioso que puede afectar el control de la vejiga si las células nerviosas que deben llevar los mensajes entre el cerebro y la vejiga no funcionan correctamente. Para que el sistema urinario realice su función, los músculos y nervios deben trabajar en conjunto para retener la orina en la vejiga y luego liberarla en el momento adecuado. El sistema nervioso transmite mensajes desde la vejiga al cerebro para avisarle cuando la vejiga está llena. También transmite mensajes desde el cerebro a la vejiga, indicando a los músculos que se contraigan o relajen.

Las células nerviosas que no funcionan correctamente pueden originar problemas en el control de la vejiga de una, dos o tres maneras:

  • Una vejiga sobreactiva puede provocar condiciones tales como frecuencia urinaria e incontinencia de urgencia. Las células nerviosas dañadas producen la sobreactividad del músculo de la vejiga (detrusor), por lo cual el detrusor se contrae en forma repetida e inesperada durante el proceso de llenado de la vejiga.
  • El escaso control de los músculos esfínter que rodean a la uretra hace que la misma no pueda permanecer cerrada y que la orina no pueda permanecer en la vejiga. Si los nervios de los músculos del esfínter están dañados, los músculos pueden tornarse muy flojos y producir pérdidas o mantenerse firmes cuando uno trata de liberar la orina.
  • Se puede producir retención de orina cuando los músculos de la vejiga no reciben la señal de que es el momento de liberar la orina o son muy débiles para vaciar la vejiga completamente. Si la vejiga está demasiado llena, la orina puede retroceder y perjudicar a los riñones. La orina que permanece demasiado tiempo en la vejiga puede producir infección de las vías urinarias o incontinencia por exceso de flujo.

Causas de la Vejiga Neurogénica

La vejiga neurogénica puede deberse a diferentes trastornos del sistema nervioso central, incluyendo un accidente cerebrovascular, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, enfermedad de Alzheimer, espina bífida y trastornos neurológicos derivados de la diabetes o el alcoholismo. El daño de las células nerviosas puede darse desde el nacimiento, o como resultado de una lesión en la pelvis, una lesión en la médula o el cerebro, una hernia discal, intoxicación con metales pesados, o tumores cerebrales, de la médula espinal o pelvis.

Síntomas de la Vejiga Neurogénica

  • Vejiga hiperactiva
  • Orina frecuente, durante el día y la noche (nocturna)
  • Incontinencia por estrés
  • Incontinencia de urgencia
  • Imposibilidad de orinar (retención urinaria)
  • Vejiga subactiva - la vejiga está imposibilitada de indicar cuando está llena

Prueba para detectar Vejiga Neurogénica

  • Cistouretrograma miccional
  • Urodinámica
  • Diagnóstico por Imágenes de la Vejiga - Rayos X con material de contraste
  • IRM Abdominal
  • Tomografía computarizada abdominal
  • Ultrasonido Renal

Tratamiento para la Vejiga Neurogénica

  • Entrenamiento de la vejiga
  • Terapia psicológica
  • Terapia física para la rehabilitación del piso pélvico
  • Medicamentos por vía oral
  • Cateterización Intermitente
  • Neuromodulación (estimulación nerviosa eléctrica)
  • Inyecciones de bótox en la vejiga
  • Aumento de la vejiga utilizando una porción de los intestinos

Cirugía para la Vejiga Neurogénica

Si los tratamientos primarios fracasaran, el urólogo puede recomendar practicar procedimientos quirúrgicos para evitar daños en el riñón y finalmente la insuficiencia renal. Los catéteres para vaciar la vejiga se pueden ubicar ya sea de forma permanente o temporal (intermitente). Otra opción es el implante de un esfínter artificial, que se controla a través de un globo y una bomba presurizadora.

Se puede considerar la desviación urinaria ante un trastorno grave, cuando debe sacarse la vejiga o se ha perdido toda la función de la misma a causa de daños en las células nerviosas, daño en la uretra o cáncer. En este procedimiento el cirujano crea un reservorio al sacar un segmento del intestino grueso o delgado y direccionando los uréteres a ese depósito. El cirujano crea además un estoma, una abertura en la superficie de la piel de la parte inferior del abdomen por donde puede drenarse la orina a través de un catéter hacia una bolsa. Para que se produzca la desviación urinaria se necesita practicar una urostomía, la cual puede requerir el uso de una bolsa en la parte exterior del cuerpo, o bien puede realizarse una urostomía continente, mediante la cual se crea una bolsa o vejiga en el interior del cuerpo, generalmente utilizando una sección del tracto digestivo. El tamaño de la vejiga puede aumentarse mediante un procedimiento relativamente simple denominado ampliación vesical, por medio del cual se quita una porción del intestino del paciente que se agrega a la vejiga a fin de aumentar su capacidad de almacenamiento de orina.



Descargo de Responsabilidad Médica: La información proporcionada en el sitio web del Programa de Salud de la Vejiga del Sur de la Florida solamente tiene propósitos educativos. No ha sido concebida para reemplazar la opinión independiente de su proveedor de cuidados médicos. El curso apropiado de tratamiento para un paciente puede variar de la información médica proporcionada aquí debido a las condiciones y/o complicaciones de dicho paciente. Siempre consulte a su médico sobre todas las opciones de tratamiento y los riesgos y beneficios.